jueves, 25 de agosto de 2016

La pimentada de Carlos



Hemos olvidado que los pimientos se asaban en casa y que el olor se extendía de la cocina a todos los rincones por mucho cuidado que tuvieras en cerrar las puertas de las habitaciones, cuartos de baño o salita de estar. Lo hemos olvidado porque ahora los compramos ya convenientemente asados y envasados, con sus conservantes y toda la historia. En fin.
Carlos Senra los sigue haciendo como Dios manda y cada vez que comemos en su casa todo el mundo los elogia, pero a nadie se le ocurre hacerlos luego como los hace Carlos. Por si alguno no lo sabe, o lo ha olvidado, yo os lo voy a recordar.
Se toman cuatro pimientos de los de asar que ya no se asan pero que se llaman de asar porque son par asarlos, tres rojos y uno verde. Se colocan en una plancha de hierro sobre el fuego, con el fuego no muy alto, sino más bien bajo, y les vamos dando la vuelta conforme se van quemando por uno y otro lado. Bien, ya está el paso primero, ahora el segundo: se colocan en una bandeja de horno, sobre papel de aluminio (si observáis he hecho como una cajita para poder recoger los jugos luego. Y tercer paso, dejarlos tapados una vez estén hechos, para que suden y se puedan pelar con facilidad.
Pelamos, cortamos más o menos en tiras y aliñamos con sal, vinagre y aceite. Ya está. Adornamos con cebolleta, con puerro como he hecho yo, o con lo que os de la real gana. Ea, a comer una pimentada estupenda y no esperéis a que Carlitos os invite a comer, so conveníos, que sois unos conveníos.

lunes, 15 de agosto de 2016

Un sashimi rapidito

La historia está en cortar el atún en lonchas pequeñas y muy finas. Como vamos a congelarlo para evitar anisakis, pues ya de paso lo cortaremos cuando esté medio congelao todavía, con lo cual las lonchitas salen mejor. El resto es coser y cantar.
Sashimi de atún.- Una vez cortadas las lonchitas de atún se colocarán en una bandeja amplia y se les echará por encima una mezcla de zumo de limón y salsa de soja a gusto de cada cual. Se le puede poner primero un poco de sal, pero teniendo en cuenta que luego viene la salsa de soja que es muy salada. Se decora con ajonjolí o sésamo y se acompaña de daditos o bolitas de pepino y aguacate. Ea, ya está. Otra rapidita y facilona.

viernes, 5 de agosto de 2016

Adobo de pescaíto azul

Id preparando la minipimer que voy con prisas y no os voy a largar rollo alguno.
Jureles en adobo
ingredientes:

  • Jureles
  • Vinagre
  • Agua
  • Ajo
  • Orégano
  • Comino
  • Pimentón
  • Laurel
  • Perejil
  • Sal
  • Harina de freír
  • Aceite

elaboración:
En el vaso de la minipimer ponemos orégano, cominos, pimentón, laurel y sal, en las cantidades que a cada cual Dios le de a entender, si tenemos sentido común, pues entonces mejor, en las cantidades que el sentido común nos dicte. Su poca de sal, más vinagre y agua, en la proporción de dos a uno para el agua. Batimos y añadimos a la mezcla perejil y ajo picaditos. Ea, pues ya está. El pescado lo limpiamos y si son jureles grandes, como es el caso de estos que por aquí llaman chicharros, pues entonces les extraéis los lomos limpios, sin espinas y si sois capaces. Se pone una tanda de pescado en un bol y adobo por encima, otra tanda y más adobo, así hasta terminar con el pescado que vayamos a meter en adobo.
Dejar reposar al menos un par de horas para que el pescado coja el adobo, pero de un día para otro está estupendo. Se pone aceite a calentar, se escurre bien el pescado, se pasa por harina y ale, a freír. Comer calentito con manzanilla de Sanlúcar o con esos vinos tan extraordinarios que hay en el Condado y que apenas probamos, como el Miplata, un vino de Manzanilla que no se puede decir que es de Manzanilla por que la marca está cogía por el personal de Jerez, pero tiene la misma crianza, solo se diferencia en que está más bueno todavía. En fin. Condiós queridos hermanos, pedid tierra y libertad, y acordaos de los nombres de Hernández y Fermín Galán. Los dos desaparecieron por un camino de flores, donde juramos solemnes vengarnos de los traidores.

lunes, 1 de agosto de 2016

Al rico escabeche (como recurso también)

Si tenéis demasiado atún, o demasiado pescado del que sea, o bien porque sois unas artistas del anzuelo y el sedal, o por que le dijisteis a vuestros queridos consortes anda y date una vueltecita que me tienes mareá y de paso te traes medio kilo de boquerones de la pescadería, y siete cervezas después se presenta la criatura con cinco kilos de boquerones, muy buenos, eso sí, pues nada, algo habrá que hacer con el excedente. Una opción desde luego, para los boquerones, para las caballas, el jurel, las arañas y muchos más, es escabecharlos. Una vez escabechados, os duran una eternidad en el frigorífico y vienen que ni te cuento para aperitivo o para iniciar una comida de lujo, por ejemplo con esta receta que sin más paso a relatarte. Bueno, en realidad, no toda, sino la parte del escabechado tal como yo lo hago, aunque hay muchas maneras, por supuesto, pero veréis qué rica y qué facil es esta manera.
Ensalada de atún escabechado con frutas y pepino
La ensalada, como os decía, la hacéis a vuestro gusto. La de la foto lleva trocitos de pera y pepino, alcaparras y una cereza, más las lechuguitas. No hay que ponerle más que un chorreón de aceite por encima, porque con el escabechado tiene ya bastante alegría. En fin, a vuestro aire con la ensalada, pero que conste que meterle alguna fruta va ideal con el pescado escabechado.
ingredientes:

  • Atún
  • Ajos
  • Laurel
  • Pimienta
  • Aceite
  • Tomillo
  • Albahaca
  • Romero
  • Pimentón
  • Vinagre
  • Vino
  • Sal

elaboración:
Medio dedo de aceite de oliva en un cacharro amplio porque vamos a hacer el escabechado al final en él. Freímos en este cacharro unos dientes de ajo, un par de hojas de laurel y unos granos de pimienta. Antes de que el ajo empiece a tomar color saco del fuego el cacharro, cuelo todo, reservo el laurel, el ajo y la pimienta y paso el aceite ya colado a una sartén y en ella frío los trozos de atún pasados por harina, pero no de la de freír, sino harina normal y corriente (yo he utilizado los recortes del atún que utilicé para el tataki del otro día, y otros trozos de la parte de la cabeza que saqué como pude y no sabía qué hacer con ellos). Los refreímos por un lado y por otro, pero en un visto y no visto solo, los sacamos y los vamos apartando. En cuanto a lo que quedó del colado de antes, lo vuelvo a poner en el cacharro primero (para no ensuciar tantos tiestos) y añado todas las hierbas: tomillo, albahaca, romero, pimentón y un poco del aceite en el que hemos frito los trozos de atún, enciendo el fuego, lo pongo suave, y le voy dando unas vueltas. Añado el vino, el vinagre y ahora algo de sal. Dejo que todo dé un hervor y ya está hecho el escabeche. Apago el fuego y espero un momento a que se atempere un poco. Coloco los trozos de atún en fiambreras y le vuelco por encima el escabeche. A cerrar y al frigorífico con las fiambreritas. Ea, pues si te esperas un poco, mejor, pero al día siguiente están de rechupete. Ea, condiós o condieu si sois franchutes.