martes, 13 de febrero de 2018

aguacate y algas, combinan muy bien

Podría parecer complicado, pero es muy fácil. Demasiado fácil y los ingredientes los puedes comprar en cualquier supermercado, hasta en el chino de la esquina. Bueno, es tan fácil, que ni voy a poner ingredientes ni nada, sino que directamente te digo como se hace este
Paté de aguacate y algas
Tomamos un aguacate que no debe estar demasiado maduro para que tenga un bonito color, y extraemos toda la pulpa. Le rociamos por encima unas gotas de zumo de limón y reservamos. En el almirez ponemos un alga nori, de esas que se utilizan para el suchi, y la cortamos en trocitos pequeños, como si estuviéramos cortando un papel, vamos. Añadimos un chorrito mínimo de agua, y el aguacate que teníamos reservado. Para darle un poco de alegría le añadimos un trocito de jalapeño, sal y pimienta. Ea, a majar y conseguiremos enseguida una pasta que guardaremos en el frigorífico hasta la hora de servir, ya que como tiene limón no se oxida, aunque se puede hacer en el momento de servir.
Se presenta tal como está en la imagen superior, con unas gambitas mínimas, peladas y salteadas, unos piñones o anacardos o lo que queráis, y un poco de culantro. Espectacular y simple como él solo.

sábado, 3 de febrero de 2018

Buscando la cocina de Al Andalus


Nos vamos al norte de África y nos encontramos de nuevo con la cocina plena de sabor que se fue para allá, la que sustituimos los castellanos con nuestra proverbial austeridad, al tiempo que se recuperaban los territorios y las maneras de ser en estos sures que habitamos, en estas tierras de fronteras abiertas por las que tantas gentes han entrado, y salido, a lo largo de la historia. De Al Andalus procede de alguna manera esta elaboración que a mi manera hoy os traigo para goce y disfrute de los que os atreváis. Y no es tan complicado como pudiera parecer, sino fácil y muy agradecida en el resultado final. En primer lugar haremos una chermoula, que es una mezcla de ajo, cominos y culantro, más los ingredientes que ya cada cual le quiera poner, en este caso yo le he puesto perejil y guindilla rojas, que todavía me quedan en un tiesto que tengo ahí en la terraza, aunque ya van quedando pocas y hasta que no vuelva el calor creo que no voy a tener más. En fin, no me enrollo más y ahí os dejo este
Tayín de bacalao
ingredientes:
(para la chermoula)
  • ajo
  • guindilla
  • cominos
  • sal
  • perejil
  • culantro
  • limón
  • aceite
(para el tayín)
  • bacalao desalado
  • ajo
  • cebolla
  • pimiento rojo de los de asar
  • zanahoria
  • tomate
  • patata
  • vino blanco
  • agua de azahar (optativo)
  • sal
  • pimienta
  • y para decorar: ábrete sésamo y lo verde de una cebolleta
elaboración:
Empezamos con la chermoula para poder marinar con ella el bacalao, que estará como es natural desalado. Os recomiendo que la hagáis con la maja en el almirez, pero si lo hacéis en la batidora eléctrica pues nada, también, pero os saldrá otra textura, como es lógico y normal. Ahí os dejo una imagen del bacalao ya marinándose con su chermoula por encima.

Bien, vamos a ver cómo hacemos la chérmoula. En el almirez o mortero se pondrán un diente de ajo y una guindilla roja, más un poco de sal para que actúe de mordiente. Se maja hasta lograr una especie de pasta, añadimos entonces cominos, perejil y culantro, y a majar de nuevo. Cuando esté todo homogéneo y el comino ya bien majado, añadimos zumo de limón y aceite de oliva virgen extra, poco a poco, y seguimos majando hasta que esté todo bien integrado y el aceite bien ligado con todo lo demás. Se acabó, pero tened en cuenta que la cantidad de cominos y guindilla es a gusto de cada cual, si os pasáis, lo siento. Tomamos los trozos de bacalao y los marinamos con la chermoula, pero no con toda, que después vamos a utilizar un poco para cuando estemos haciendo el pescado en el tayín o en la cazuela que vayáis a emplear.
Antes de empezar con la elaboración del bacalao, pondremos el verde de una cebolleta, un poco es suficiente, en agua con hielo y picado fino. Se reserva, que es para decorar al final.
Y ahora en el tayín o en el cacharro que tengáis a mano, vamos a refreir cebolla y ajos, para a continuación y antes de que se doren, añadir un tomate sin piel ni pepitas, más una zanahoria y algo menos de medio pimiento rojo, todo troceado. Salpimentamos en este momento. Se deja hacer el pimiento un tanto y se añade lo que guardamos de la chérmula, una cucharada sopera es suficiente. Un chorrito de vino blanco no le viene pero que nada mal. Y otro pero mínimo de agua de azahar, tampoco. Añadimos el pescado, tapamos el tayín y a fuego mínimo unos diez minutos, aunque debéis tener cuidado porque el tayín, la tajine o cómo le queráis llamar al cacharro de barro, se calienta más que un soldao en Ibiza.
Se espolvorea con sésamo y se ponen por encima las hojas de cebolleta que previamente teníamos en agua con hielo.

viernes, 2 de febrero de 2018

Uno típico de Brasil, que no ponemos nada de ese enorme país

Seguro que alguna vez habéis añadido unas gotas de vinagre a las alubias. En el norte suelen poner un platito con guindillas en vinagre al lado de la cazuela de alubias, y en Brasil el agrio que utilizan es la naranja para acompañar a uno de sus platos más conocidos, la feijoada. Esta es la propuesta de hoy, muy a propósito para los días tan fríos que se nos vienen encima.
Feijoada
ingredientes:
  • alubias negras o rojas (como trescientos gramos para cuatro o cinco personas)
  • arroz
  • tres chorizos criollos
  • carne de pavo, un cuarto de kilo más o menos
  • panceta, cuatro tiras será suficiente
  • tocino de la papá, un trozo
  • cebolla
  • ajos
  • pimiento rojo
  • pimiento verde
  • un tomate maduro
  • laurel 
  • naranja
  • sal, tomillo y pimienta
elaboración:
Como es natural ponemos las alubias a remojo al menos doce horas. Luego se trata de cocerlas a fuego bajo y en la olla a presión, con una hoja de laurel y veinte minutos desde que empieza a pitar.
Mientras tanto vamos a pasar chorizos, panceta, pavo y tocino de la papá por la plancha y una vez hechos los troceamos y reservamos.
A continuación haremos un refrito con tres dientes de ajo y media cebolla si es grande o una entera si es pequeña. Añadimos medio pimiento rojo y medio verde troceado, el tomate maduro sin piel ni simientes, y le ponemos tomillo, pimienta y sal.
Apartamos la olla del fuego y cuando se vaya el vapor la abrimos. Echamos las carnes que tenemos asadas y troceadas, más el refrito. Dejar la olla destapada en el fuego y vamos viendo que se terminan de hacer las alubias, meneando de vez en cuando para que todo se integre.
Aparte tendremos arroz blanco, en su punto, y una naranja cortada en gajos, sin piel.
Servimos el plato tal como aparece en la foto o como os parezca. 



miércoles, 17 de enero de 2018

Una sabrosa sorpresa


Mucho más fácil de lo que parece. Mirad bien los ingredientes y comprad lo que os falte, luego es cuestión de tener un poco de sentido común, tan esencial en la cocina como en todo en la vida. Una agradable sorpresa inspirada en la cocina hindú. Ahí van estas facilísimas y estupendas
Lentejas con verduras y mil especias
ingredientes:
  • lentejas
  • cebolla
  • ajo
  • pimiento rojo y verde de los de asar
  • zanahoria
  • naranja
  • limón
  • yogur
  • culantro
  • jengibre
  • un palo de canela
  • curry
  • comino
  • sazonador de pinchitos (ras el hanut)
  • cayena molida
  • pimienta 
  • sal
  • arroz basmati (opcional, para acompañar)
elaboración:
Es menester tener las lentejas en remojo al menos tres o cuatro horas. Luego ya podemos empezar con este guiso de tan rotundo sabor.
En una cacerola amplia poner a pochar una cebolla mediana, dos dientes de ajo, un cuarto de pimiento rojo y otro cuarto de verde, más una zanahoria no demasiado grande. Todo bien picadito.
Cuando esté a medio pochar añadimos las lentejas que teníamos en remojo, y las siguientes especias: medio palo de canela, cucharadita de curry, media de comino, media de ras el hanut o sazonador de pinchitos, cuarto de cucharadita de cayena molida, pimienta y sal a gusto de cada cual. Cubrimos de agua y dejamos cocinar diez minutos. Mientras, rallamos la piel de una naranja y la incorporamos al guiso. Ea, pues ya está, veis cómo era muy fácil.
Ya solo falta cuidar que no se nos quede seco y esperar a que las lentejas estén tiernas. Si se va quedando seco no hay problema alguno en añadir agua.
Se sirve con yogur natural de ess tipo griego por encima, como una cucharada sopera sobre cada plato, un chorrito de limón para incrementar el sabor de los cítricos en el plato y un poco de culantro recién picado por encima que queda muy mono y da un toque de frescor. Ea, a disfrutar.